Distribución QWERTY; de dónde viene y qué significa

SOS. Esas tres ¿letras? representan prácticamente a nivel mundial una llamada de auxilio naval… ¿Qué tiene que ver la distribución QWERTY en nuestros teclados que usamos día a día? Alerta de destripe: ¡la clave Morse está involucrada!

Bueno, dirá alguien, «aquí va otro aburrido artículo sobre la distribución QWERTY», pero con lo que no contaban es que la efe en nuestro nombre significa flexibilidad y acostumbramos a ver las cosas como un todo, en su conjunto; parecido al tablero de la Consola web PFMS.

Alfabeto Morse

O código Morse: en el siglo XIX se propusieron darle un uso práctico a la electricidad y su onda electromagnética, la cual viaja casi a la velocidad de la luz. El Sr. Samuel Morse primero la utilizó para enviar números codificados y luego fue extendido al resto del abecedario inglés. Ya he hablado acerca de los trits y considero que el código Morse también está basado en ello, pero sin números negativos: pausa (cero), punto (uno) y raya (dos). Pues bien, en francés CQ, una abreviatura de seguridad, sécurité (sécu). indicaba a los operadores que dejaran de transmitir pues había urgencia de comunicar algo importante (algo similar al mensaje de difusión amplia de red).

Posteriormente le agregaron al final una letra D por Détresse (auxilio); es decir, un «¡dejen de transmitir, llamada de auxilio!» (en realidad estoy parafraseando). Por todo este significado, literalmente se deletreaba por radiotelégrafo, es decir, insertaban un espacio entre letra y letra. Mientras esto sucedía en 1904 en Francia de manera casi académica, en Alemania propusieron el uso de SOS pero no de manera deletreada sino como un símbolo, sin espacios: de esta manera quedó como tres puntos, tres rayas y tres puntos, siendo más corto y menos propenso a malas interpretaciones. Esto se debe representar con una línea encima de las tres letras, para indicar unidad de símbolo (SOS).

Tenemos entonces que comenzando el siglo XX el radiotelégrafo era como el Internet al comienzo de este siglo XXI, y muchas normas se estaban proponiendo e implementando. Aunque CQD estaba propuesto y aprobado, ¡se terminó imponiendo el pragmatismo con SOS !

Francisco Salvá Campillo

distribución-qwerty
“By Jordiferrer – Treball propi, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20672461”

Este notable médico catalán se destacó más bien como físico, pues en 1796 hizo en Madrid una demostración de la factibilidad de la telegrafía, pero estaba demasiado adelantado a su tiempo: necesitaba de muchos cables para poder representar cada letra y símbolo, era complejo de implementar con la tecnología y hábitos humanos de esa época.

Guglielmo Marconi, inventor de la radiotelegrafía o telegrafía sin hilos, sí pudo ver y reconocer el valor e inventiva de este científico español. Por cierto, mirad el traje que aconsejaban para proteger a los radioelegrafistas de las supuestas ondas dañinas de radio; cualquier parecido con la actualidad no es pura coincidencia, es que nuestra naturaleza humana es así siempre frente a lo desconocido.

distribución-qwerty
By Rolfe Hensingmuller (or Rolf Hensingmüller) – The Atlanta Constitution, page C6, Online, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20517458

Pero, como dije al principio, también aquí la simplicidad se impuso, y fue más fácil conectar un hilo positivo y otro negativo con pulsos cortos y largos separados -a veces no- por pausas, para transmitir la información. El milagro tecnológico se había dado, pero ahora faltaba ver si el ser humano era capaz de aprender el enrevesado código; se anhelaba que con más tecnología se pudiera establecer algo más rápido y seguro (para no perder datos, quiero decir).

El piano y la máquina de escribir

Johannes Gutenberg había desarrollado la imprenta hacia el año 1450 y su genialidad fue realizar los tipos móviles, hechos de metal, para sustituir los hechos de madera, más débiles y trabajosos de fabricar. Otro asunto importante fue la cantidad de ellos, cerca de 150 diferentes, y desde allí comenzó, mediante ensayo y error, a estudiar qué letras o caracteres se utilizaban más a menudo.

Con esta tecnología se pudo revolucionar la fabricación de libros, cosa hecha anteriormente de forma manual y lenta y propensa a errores de transcripción. En el siglo de la telegrafía las máquinas de escribir supusieron un gran avance para la persona común, como lo era el poder de tener una máquina que emulara una imprenta en su propia casa.

Para la década de 1860 las empresas de telégrafo estaban abiertas a las innovaciones -las telecomunicaciones eran, y son, un negocio floreciente- y adquirían las Hughes-Phelps printing telegrah aunque tuvieran teclados parecidos a los de los pianos, pero con solo 28 teclas. Asignaban desde la letra A hasta la letra N en la parte superior («teclas negras») y el resto en la parte inferior («teclas blancas»), pero éstas en orden inverso (de derecha a izquierda). Sí, ya sé lo que estáis pensando: ¿Y los números?

Atando cabos sueltos

Esa fue la exigencia que hizo el primer comprador de la máquina de escribir creada por Carlos Glidden, James Densmore, Samuel Willard Soulé y Christopher Latham Sholes, este último conocido como el padre las máquinas de escribir.

Quien compró dicho prototipo fue Mr. Edward Payson Porter en 1868, director de su propia escuela de telegrafistas, la Porter’s Telegraph College. ¿Por qué el telégrafo y la máquina de escribir cruzaron sus caminos? Se necesitaba transcribir en un solo paso y de manera presentable los mensajes, porque todos tenemos letra manuscrita diferente. Yo, de tanto usar ordenadores, a veces tardo unos tres segundos antes de empezar a escribir con papel y lápiz: lo que no se usa, el cerebro lo olvida con el paso del tiempo. Si antes mi letra manuscrita era fea y ahora sin práctica, imaginad el resultado.. pues en esa época también por allí iba el asunto, la legibilidad y uniformidad.

En 1870 entregaron una segunda versión de la máquina de escribir, con 38 teclas. Incluía los números del dos al nueve, guión, coma, punto y el signo de cierre de interrogación. Se estarán preguntando dónde estaban los números uno y cero, y la misma pregunta me la hice yo en 1981 cuando uno de mis tíos maternos «migró» las máquinas de escribir mecánicas a eléctricas en su oficina y me obsequió una de las máquinas viejas: la letra ele funcionaba como número uno también e igual para la letra o y el cero.

En este momento el orden alfabético fue roto, ya que eran cuatro filas de teclas:

  • La primera fila contenía los números y el guion al final.
  • La segunda hilera contenía las vocales, con el punto y el signo de interrogación al centro y la coma al final. Como cosa rara también la letra ye estaba incluída.
  • La tercera y cuarta conservaban la similitud con el «teclado de piano» del primer modelo, claro está sin las letras nombradas anteriormente.

Con esta mejora viento en popa, el Sr. Sholes y su patrocinador y socio Densmore pronto enfrentaron otro escollo mucho mayor: hicieron una presentación de venta a la American Telegraph Works representada por George Harrington, cuyo socio era ni más ni menos que el mismísimo Thomas Alva Edison, creador de la manufactura de la bombilla eléctrica que aún usamos en nuestros hornos y cocinas.

Para Edison la distribución de teclas era horrorosa y no veía posibilidad comercial para ese modelo. Considerando que Edison probó más de 300 materiales distintos para su bombilla eléctrica y a lo largo de su vida acumuló más de mil inventos patentados, este problema de la distribución de las teclas no era para nada cualquier «telita».

Poderoso caballero es don Dinero

Sí, como bien lo dijo Quevedo hace mucho tiempo ya, Harrington también tenía otro socio llamado Daniel Hutchins Craig y ambos, en contra de la voluntad de Edison, ofrecieron hacer una buena compra de máquinas de escribir siempre y cuando el teclado fuera mejorado: la distribución QWERTY estaba a punto de nacer.

Pronto estudiaron y se basaron en los gajes de oficio del telegrafista común y corriente, como los errores frecuentes de confundir las letras ce y ese o la letra zeta con el par de letras ese y e, amén de muchas otras particularidades. Pero al final todo fue bien recompensado y al aumentar las ventas (lograron capturar como cliente a la gran Western Union Telegraph Company en Chicago) pronto se dieron cuenta de que no eran capaces de fabricar suficientes unidades para satisfacer el mercado.

En 1873 Sholes fue hasta Nueva York e hicieron trato con la E. Remington & Sons, prósperos fabricantes de armas: ¡El modelo llevado a producción era QWE.TY y casi que alcanzaba la distribución QWERTY! Tenía 43 teclas y así nació el modelo Sholes & Glidden Type-Writer. A finales de ese mismo año los empleados de la empresa Remington volvieron a modificar el teclado cambiando el punto por la letra erre y la letra ye por la u, quedando QWERTU.

También añadieron otra tecla solamente usada en el telégrafo, los tres puntos verticales que indicaban «salto de párrafo» y, curiosamente, este no fue incluido en la codificación ASCII en 1963 y no fue hasta 1993 cuando lo agregaron en UNICODE con propósitos multilingües.

Patente de la distribución QWERTY

Pero quien no estuvo de acuerdo con esta distribución QWERTU fue el propio Sholes, quien movió la letra ye entre la te y la u; esto fue el acta de nacimiento de la distribución QWERTY ya que él fue rápidamente a patentar el nuevo artilugio mecánico en 1874. Aunque muy decidido para ese momento, pasado el tiempo y poco antes de morir, Sholes publicó una distribución diferente pero que nunca se hizo popular.

En 1875 los de la Remington compraron la idea de las mayúsculas y minúsculas con la misma tecla para una misma letra (en estas historias es mejor ser explícito) y en 1878 nació la Remington Type-Writer No. 2 y este modelo trajo consigo, prácticamente, la máquina de escribir moderna y el teclado actual. Aquí vinieron pequeños cambios relacionados con el tema de las patentes, las formas y maneras de teclear, métodos de aprendizaje, en fin, una comunidad entusiasta de usuarios comenzaron a contribuir, compartir, fundar empresas y unificar ideas…

Lo que selló la existencia de la distribución QWERTY devino con la reunión de cinco compañías líderes en la fabricación de máquinas de escribir: Remington, Smith-Premier, Caligraph, Densmore y Yost (bajo la figura de Union Typewriter Company) y escogieron esta distribución como norma. En 1910 el Teletipo también adoptó la distribución QWERTY y, como sabemos, los teclados de ordenadores fueron herederos directos, si se quiere, de estos teclados para Télétype®.
distribución-qwerty
By Flominator – Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=59338

Volviendo a Gutenberg, en 1885 fue inventado el linotipo, «una suerte de máquina de escribir» para las imprentas, y basados en las letras más usadas en el idioma inglés surgió la distribución ETAOIN SHRDLU. En 1930 fue presentada por August Dvorak y William Dealey la distribución Dvorak (patentada en 1936) que se rige también por el principio de las letras más frecuentemente usadas y para varios idiomas (no solo el idioma inglés existe).

Resto del mundo

La mayoría del planeta al menos tiene noción de la distribución QWERTY, pero muchos países prescinden de ella. En el caso del idioma francés utilizan la distribución AZERTY, en alemán es QWERTZ, etc.

En los países asiáticos, que utilizan ideogramas en vez de alfabeto, el asunto se vuelve más difícil. De hecho utilizan teclados QWERTY porque las placas madre y sus BIOS aún no están realizadas en 64 bits, aunque los procesadores sí para poder soportar gran cantidad de memoria RAM y discos duros enormes. Todavía queda un largo camino en este aspecto, ya que fue parcialmente con la introducción de la UEFI, pero esto de que cada monitor en modo texto pueda representar cada caracter UNICODE (y ni hablar de los teclados) es una tarea que llevará algún tiempo en solucionar.

Antes de despedirnos, recuerda que Pandora FMS es un software de monitorización flexible, capaz de monitorizar dispositivos, infraestructuras, aplicaciones, servicios y procesos de negocio.

¿Quieres conocer mejor qué es lo que Pandora FMS puede ofrecerte? Descúbrelo entrando aquí.

Si tienes que monitorizar más de 100 dispositivos también puedes disfrutar de una DEMO GRATUITA de 30 días de Pandora FMS Enterprise. Consíguela aquí.

¿Quiere estar actualizado?

Suscríbase a nuestro boletín de Pandora FMS. Le mantendremos informado sobre nuevas versiones, plugins, características e integraciones.

You're now subscribed to Pandora FMS. Thanks!

Shares

Descarga gratis el informe más completo sobre monitorización segura de IDG research