Geek Tecnología

Y tú, ¿odias las máquinas?

junio 18, 2018

Y tú, ¿odias las máquinas?

This post is also available in : Inglés

Qué es ludismo: concepto, historia y algunos luditas célebres

Probablemente, la popularidad del término “ludismo” sea un buen indicador de en qué grado la tecnología está influyendo en una sociedad. La palabra ludismo lleva siendo utilizada desde hace siglos, y siempre ha alcanzado su mayor auge en épocas en las que el desarrollo tecnológico ha provocado cambios disruptivos que han afectado directamente a la vida de las personas.

En este artículo vamos a ver qué es el ludismo, a conocer algunos luditas célebres a lo largo de la Historia y a especular con el futuro próximo del ludismo.

¿Qué es ludismo?

La palabra ludismo hace referencia a un movimiento popular surgido en la Inglaterra de inicios del siglo XIX, encabezado por artesanos que protestaban contra el uso creciente de máquinas en el proceso productivo -especialmente trilladoras y telares-, por considerar que su utilización destruía empleo y deterioraba las condiciones laborales. En concreto, el término “ludita” se deriva del nombre de Ned Ludd, un joven trabajador inglés (cuyo nombre posiblemente fuera un seudónimo) que habría roto dos tejedoras mecánicas en 1.779, décadas antes de que el movimiento ludita tomara fuerza.

Desde su origen histórico, el término ludismo ha venido siendo utilizado para describir la ideología de las personas contrarias al uso de la tecnología. No obstante, tanto el ludismo como el neoludismo han tomado caminos totalmente diferentes en función de las personas que lo defiendan o pretendan vivir conforme a sus principios.

banner full pandora fms free demo
banner tablet pandora fms free demo
banner mobile pandora fms free demo

¿Quiénes son los luditas?

Como corriente ideológica, el ludismo o el neoludismo toman diversas manifestaciones según las personas o grupos de personas que la postulen. Por ello, y más allá de la definición básica de ludismo, resulta difícil ubicar a los luditas como movimiento, por las diferentes formas de entender el ludismo que existen en la actualidad.

Según el manifiesto elaborado en 1.996 en el contexto del Segundo Congreso Ludita, el neoludismo es un “movimiento sin líderes de resistencia pasiva al consumismo y a las tecnologías cada vez más extrañas y amenazadoras de la Edad Informática”.

El neoludismo viene siendo identificado en los últimos años con movimientos ecologistas, anticapitalistas y antiglobalización, lo que no significa, obviamente, que todos los adscritos a este tipo de movimientos sean neoluditas. En su extremo más radical, el neoludismo propondría la parada definitiva del progreso tecnológico, el abandono de la tecnología existente y la vuelta a la Naturaleza.

Algunos luditas célebres de la Historia

Aunque seguramente no resulte justo identificar al neoludismo con la persona de la que hablaremos a continuación, probablemente el neoludita más conocido de la Historia sea Theodore John Kaczynski, más conocido como Unabomber.

La historia de Unabomber saltó a los medios de comunicación a finales de los años 70, prolongándose hasta entrada la década de los 90, aunque algunos detalles de la misma no fueron conocidos hasta tiempo después.

Tras ser reconocido como niño superdotado, Theodore Kaczynski inició sus estudios de matemáticas en la Universidad de Harvard, al tiempo que participaba en una investigación financiada por la CIA denominada MK Ultra, en la que estudiantes voluntarios eran sometidos a ataques psicológicos con el fin de estudiar sus reacciones.

No es fácil saber hasta qué punto pudieron influir estos estudios en la personalidad de Kaczynski, pero lo cierto es que, tras finalizar su tesis y pasar una temporada impartiendo clases, dejó la universidad y se retiró a una cabaña en las montañas.

Tras unos años viviendo en la Naturaleza, en lo que se suponía debía ser una vida sana y tranquila, Kaczynski comienza su cruenta carrera delictiva. En 1.978, y hasta 1.995, envía hasta 16 bombas a diversos objetivos (en especial universidades y aerolíneas), acabando con la vida de 3 personas e hiriendo a otras 23.

En 1.995, Unabomber (nombre que se deriva del alias “Unabomb”, creado por el FBI a partir del sobrenombre «University and Airline Bomber» o “Terrorista de Universidades y Aerolíneas), dirige una carta al diario The New York Times, prometiendo detener sus ataques terroristas si era publicado un manifiesto en el que atacaba abiertamente el uso de la tecnología.

Unabomber era detenido poco después, cesando su actividad delictiva, y siendo condenado a cadena perpetua sin opción a libertad condicional, que cumple en la actualidad en el Estado de Colorado (Estados Unidos).

Pero no todos los luditas son personajes tan nefastos como Unabomber, ni mucho menos. Un modo mucho más razonable de entender el ludismo lo encontramos, por ejemplo, en los amish.

Populares desde hace décadas por la aparición de su estilo de vida en algunos libros y películas, los amish forman una comunidad de unas 235.000 personas, distribuidas en asentamientos ubicados en alrededor de 10 países.

Fáciles de identificar por su vestimenta tradicional, los amish son una comunidad cultural y religiosa muy unida que defiende un modo de vida sencillo, apartado de la tecnología. Algunos de sus valores son el pacifismo, la humildad, el trabajo y la vida sencilla. Nada que ver con los modos violentos de Unabomber.

El ludismo en el futuro

A raíz de la creciente automatización y robotización de la economía, algunos expertos sostienen que los movimientos luditas tendrán un gran auge en los próximos años.

En este sentido, existen teorías opuestas; las que mantienen que la automatización no destruirá empleos en los próximos años, sino que creará nuevos puestos de trabajo, y los que sostienen que causará un desempleo masivo e importantes problemas sociales.

En el caso de que la tendencia fuera la segunda, es posible que algunas personas, en dificultades al ser apartadas del mercado laboral, se adscribieran a movimientos luditas y estos crecieran en importancia, tal vez incluso hasta el punto de surgir algunas corrientes violentas. ¿Será el momento de pensar en ir buscando protección para nuestro teléfono móvil?

No obstante, conviene recordar que la tecnología lleva entre nosotros muchas décadas y ha sido esencial para el progreso humano. La tecnología ha contribuido a que el ser humano tenga una vida más larga, más saludable, más cómoda y más enriquecedora. Aunque convenga tener un control sobre el progreso tecnológico para que cumpla con su fin último, que es mejorar la vida de las personas, detenerlo completamente no parece una buena idea. Claro que esto es sólo una opinión personal.

¿Y tú, eres ludita? Si la respuesta es no, tal vez te interese conocer Pandora FMS.


Written by:



Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.