Me llamo Sancho y soy la persona que comenzó a desarrollar Pandora FMS en el año 2004. Quiero contarte por qué existe Pandora FMS Open Source y por qué es tan importante la comunidad para mí.

Te contamos por qué existe Pandora FMS Open Source

Siempre me gustaron los ordenadores, empecé con un ZX Spectrum y mi primer juego era pirata. 

Tuve que aprender yo mismo a pelar un cable para enchufar la salida RCA de vídeo a la pequeña televisión de mi padre. De hecho, creo que he pasado más tiempo aprendiendo cómo soldar cables, copiar juegos y trucarlos que jugando en sí. 

En los años 80, el conocimiento técnico era puro boca a boca, no existía Internet. Y, como niño, tampoco tenía recursos para codearme con adultos expertos. 

Cuando llegaron las BBS (Bulletin Board Systems) a Europa yo tenía 14 años. Todavía recuerdo, con claridad prístina, el artículo de una revista de informática que llenó mi cabeza de maravillas: 

“Miles de aplicaciones y juegos, acceso a información en todo el planeta, mensajes con usuarios de todo el mundo…” 

¡Podía aprender de todo!

¡E incluso existían muchos softwares que podía usar sin tener que piratearlos!

Cuando me conecté a Fidonet en 1990 se abrió un mundo de posibilidades. 

Empecé a hablar con universitarios, monté un nodo de Fidonet en mi casa y tuve la necesidad de hacer mis primeros programas para mi propia BBS. Usaba RemoteAccess y FrontDoor, aplicaciones para dar acceso a usuarios y para conectarse a Fidonet a través de un módem por la línea telefónica.

Aprendí TurboPascal leyendo documentación online y con libros fotocopiados en inglés que otros usuarios me dejaron. 

Un estudiante de la Universidad de Zaragoza me prestó sus credenciales y accedí por vez primera a Internet a través de un RAS montado sobre un HP-UX. 

No sabía qué era eso de Unix, pero tenía unos comandos apuntados para bajarme cosas por FTP y luego por Kermit a mi ordenador. 

Por el camino tuve que pegarme con los comandos AT y toparme de frente con la problemática de ser un chico de 15 años que contrata dos líneas de teléfono para una BBS en una habitación de cinco metros cuadrados.

Gracias a otros usuarios supe cómo conectar con el par de pruebas del cajetín telefónico de mi casa para llamar gratis a EEUU y bajarme las actualizaciones del antivirus de McAfee, que ponía a disposición de todo el mundo. 

Más tarde aprendí a conectarme a Internet a través de Compuserve utilizando cuentas de prueba que duraban 15 días. 

En resumen, tenía un ansia de conocimientos insaciable

Me encantaba probar, combinar y escarbar

Utilicé mucho software que hoy día ya está olvidado, como Desqview u OS/2 Warp, para intentar que mi PC, hecho con piezas de segunda mano, tuviera la potencia para funcionar en la que se convirtió en una de las BBS más grandes de Madrid (Edison BBS).  

Todo el software que desarrollaba (juegos online, bancos de tiempo y cosas así) lo compartía con otros Sysop de BBS, aunque mi código era terrible. 

*Aunque a nadie le importaba mucho el código porque todo estaba por hacer y lo importante era que funcionara. 

La mayoría de los programas que usaba me los tenían que compilar otras personas con PCs más potentes, mi máquina tardaba días en compilar y linkar los binarios .

Tiempo de Open Source Software

En la universidad llegó Internet y el ADSL, así como montañas de libros fotocopiados. 

Intenté programar videojuegos y luego llegó mi primer trabajo. 

En él descubrí que Internet era un mundo mucho, mucho más grande de lo que había pensado. Donde había servidores y redes llenas de ordenadores que la gente enchufaba a la web sin avisar a nadie, y otros cacharros que iban apareciendo poco a poco… 

Fue ahí cuando descubrí que hacía falta poner orden a tanto caos

Necesitaba conocer lo que estaba ocurriendo a mi alrededor y monitorizarlo. 

En cada trabajo nuevo, esa sensación de caos y falta de control se iba acrecentando. 

No parecía existir un sistema universal para recopilar información y unificarla, cada uno tenía sus aplicaciones, incompatibles con el resto. A diferencia del mundo de Star Trek donde todo era compatible y universal.

Ese ansia de conocimiento y ese hábito de compartir en aquella época no estaba circunscrito a una filosofía, no tenía un nombre. Era una necesidad pura y dura: compartir, aprender, probar, copiar y modificar.  

Algunos años más tarde descubrí lo que significaba el término Open Source

Pero sólo era un nombre, el hábito lleva en mí desde que copié mi primer juego de Spectrum. 

*Una vez conocí en una entrevista a un desarrollador inglés mayor que yo que había programado uno de esos juegos, pero eso es otra historia.

Pasé muchos años aprendiendo gracias a otros

Ahora me toca devolver todo lo aprendido desde mi infancia. 

Para mí el Open Source no es una licencia, no es una doctrina política, no es una moda, es una forma de entender la vida.

Compartir conocimiento nos hace mejores como individuos, como sociedad y como profesionales.

Por eso Pandora FMS Open Source no es una versión “capada” de la versión Enterprise, no, la versión Open Source tiene una documentación infinita, en varios idiomas, una documentación cambiante que incluye todo, sin secretos. 

La versión Open Source no solo tiene código, tiene gente que te responde preguntas, guías y tutoriales y no tiene limitación alguna. 

Está hecha con ese propósito, poner orden en el caos y permitir que cualquier persona, programador o no, pueda ampliarla y mejorarla. Sin tener que compartir lo que haga, simplemente, dejar que la use como quiera y para lo que quiera.

Hay muchos usuarios, y empresas, que como yo cuando era más joven, no pueden pagar lo que cuesta una licencia Enterprise. 

Yo les animo a que utilicen la versión Open Source de Pandora FMS, no porque sea gratis, sino porque pueden aprender sin límite y pueden hacer que Pandora FMS vaya mucho más allá de lo que piensan. 

Es más, si quieren, pueden compartir de vuelta su conocimiento y mejorar Pandora. 

El mismo valor tiene un parche de código que una colección de iconos o una traducción al ruso.

¿De dónde sacamos dinero?

Fácil, no todo el mundo tiene ese ansia de conocimiento, de aprender, de compartir. 

Hay personas que tienen su foco puesto en sacar problemas adelante, de manera rápida y con ayuda profesional. 

Prefieren una herramienta lista para usar y resolver problemas en entornos hipercomplejos y muy específicos. 

Igual tienen muchas ganas de aprender y probar, pero no tienen tiempo. Literalmente, su tiempo vale mucho más para sus empresas que la licencia Enterprise de Pandora FMS. 

Algunas herramientas de Pandora FMS como las políticas, se pueden implementar fácilmente usando herramientas adicionales (o incluso scripts propios), pero requiere tiempo y conocimiento. 

En la versión Enterprise se solventa con un par de clicks de ratón.

Lo mismo pasa en términos de escalabilidad. 

En la versión Enterprise damos soporte a un sistema de HA activo/pasivo basado en MySQL, cualquier usuario puede implementar el mismo sistema que nosotros, también pueden montar un cluster de Galera para disponer de una escalabilidad casi infinita, sin necesidad de montar una Metaconsola (Enterprise). 

De hecho tenemos algunos usuarios que usan Pandora FMS desde hace muchos años con entornos mucho más grandes que la mayoría de nuestros clientes Enterprise. 

Te animo a comprobar por ti mismo que el espíritu libre sigue ahí. 

Llámalo OpenSource, software libre, ponle la licencia (GPL2), pero sobre todo: 

Aprende, comparte y disfruta del proceso.

Shares

Descarga gratis el informe más completo sobre monitorización segura de IDG research