Comunidad

Sara Liébana: no hay nadie como ella en Sistemas (literalmente)

enero 21, 2020

Sara Liébana: no hay nadie como ella en Sistemas (literalmente)

Existen mujeres en Sistemas. Entrevistamos a la prueba viviente

Mira a un lado y al otro cuando llegues al campus, y usa anteojos o prismáticos si es necesario. ¿Te has dado cuenta? Las facultades de informática no están precisamente atestadas de mujeres. Este mundillo sigue siendo una cuenta pendiente para el género, un “vade retro, Satanás” generalizado que nos extraña e incómoda cuando caemos en la cuenta. ¡¿Por qué este vacío, Señor?! ¿¡POR QUÉ?!

En realidad no hay que ser tan tremendistas. Poco a poco, parece que empieza la cosa a animarse y cada año se puede ver a más mujeres, no solo por las aulas, sino también en puestos de renombre relacionados con el sector. Va despacio, pero va. Y esto es genial. La soledad nos aísla. Como el sándwich, todo gana si es mixto. Y hacia allá vamos, hacia la proporción mixta de informáticos.

Mientras tanto, hablaremos con Sara Liébana, técnica de proyectos en Pandora FMS, la prueba viviente de que existen mujeres en Sistemas.

-¿Cómo y por qué entraste en este genial mundillo, Sara?

Siempre me gustó la informática. En aquellos tiempos en los que te quedabas sin teléfono si conectabas Internet, me ponía en el ordenador de mi padre cuando este no estaba, jugaba a los Lemmings, y cuando volvía para seguir trabajando, le dejaba, sin que se diera cuenta, la pantalla tal y como la tenía antes de marcharse.

Digamos que soy de esa generación que ha crecido al paso que lo hacían las nuevas tecnologías, y en mi caso he vivido ese proceso como algo natural; el avance, los cambios… Así que, cuando termine el instituto y tenía que decidir a qué dedicarme, mis opciones siempre fueron hacer diseño gráfico o informática, y como el mundo de la informática es algo que me gusta y a lo que estoy acostumbrada, me aferré a él. Es un terreno sin fin, que constantemente crece y evoluciona, y donde siempre tienes cosas que aprender y con las que entretenerte, muchísimas ramas en las que especializarte. ¿Cómo no iba a emprender tal aventura?

-¿Cuáles han sido tus vivencias y sensaciones como mujer, tanto estudiando como trabajando, en informática?

Hay muchas opiniones y debates sobre el trato que se nos da a las mujeres dentro del mundo de la informática. En mi caso en concreto, en todo el camino que he recorrido hasta hoy, ha sido genial. Siempre he sido la única chica, desde que comencé con el grado. En clase, el primer trimestre éramos dos chicas en una clase de 23, y en el segundo trimestre ya me quedé sola. Y hasta hoy, que sigue sucediendo algo parecido.

Pero lejos de sentir discriminación, siempre me han tratado en igualdad. En el grado teníamos los mismos ejercicios, exámenes y derechos, independientemente de quiénes fuéramos o la edad que tuviéramos. Lo que nos enseñaban era a ampliar nuestras capacidades, ser efectivos, adquirir conocimiento y resolver problemas. Cuando pasé a segundo, de nuevo fui la única mujer. Me cambiaron todas las asignaturas y todos los profesores, y de nuevo fue la misma experiencia y el mismo respeto.

Cuando entré en el mundo laboral, comencé en una pequeña empresa en la que éramos cuatro técnicos, yo la única mujer, y siempre estuve muy a gusto. Tuve la suerte de tener a mi lado a grandes profesionales en desarrollo y administradores de sistemas que me enseñaron mucho a la hora de trabajar, organizarme y evaluar las situaciones ante incidencias o tratando con clientes.

Y a día de hoy, trabajo aquí en Pandora FMS. He pasado por el departamento de soporte donde también he sido la única mujer y donde también me han tratado de igual manera que a cualquier otro. He podido aprender mucho gestionando tickets e incidencias, además del manejo en sí como técnico de Pandora FMS. Y actualmente estoy en el departamento de proyectos donde, de nuevo, soy la única mujer y de nuevo solo tengo palabras de agradecimiento. Estoy rodeada de grandes profesionales que me ayudan siempre y que sobre todo me dejan crecer como técnico en diferentes campos dentro de la informática.

Así que, en resumidas cuentas, en mi caso personal, mis vivencias como mujer en un mundo de hombres es que me he encontrado entre caballeros que siempre me han tratado como una igual, que me han respetado y me han aportado mucho en conocimiento.

-¿Por qué crees que hay menos mujeres en este sector?

En mi generación y en las anteriores es cierto, hay pocas. Por un lado yo creo que a muchas no les llamaba la atención, preferían ejercer otros trabajos: ser arquitectas, diseñadoras, administradoras de empresas, abogadas, maestras… Son, de hecho, algunos de los oficios que tienen mis amigas del instituto, y a día de hoy son o se están convirtiendo en grandes profesionales en su campo.

Al final, considero, nuestra generación es la del cambio. Esa a la que se le enseñó que ya que teníamos la oportunidad de estudiar lo que nos gustase, solo teníamos que luchar por ello. Y hoy esto ya es un lema que las nuevas generaciones llevan, sin miramientos, por bandera. Por ello, es ahora, más que nunca, cuando muchas mujeres se plantean oficios como la informática.

Antes el informático era el rarito; ahora es el creador de aplicaciones como WhatsApp, Instagram, Twitter, Uber, Glovo… que son aplicaciones sin las que mucha gente ya no puede vivir, o de las que depende su empleo. A la vez es el técnico también el que mantiene todo funcionando, y el conjunto de profesiones dentro de la informática el que ha hecho posible, gracias a la evolución de la tecnología, que existan otros puestos de trabajo, como Community Manager, por ejemplo. Así que ahora se ve diferente el ser informático; de hecho, las nuevas generaciones no solo se ven hasta cierto punto obligadas a saber de tecnología sino que necesitan formar parte de ello. Entonces, ¿por qué no va a formar parte la mujer?

Lo que pasa es que la inclusión de la mujer se va dando con el tiempo, según va cambiando la mentalidad general en todos los ámbitos, y según cambia la forma en la que se ven los oficios. Es verdad que siempre la que empieza, la primera, es la rara, la que se enfrenta a todo y la que lo tiene más difícil. Pero es, a su vez, la que va allanando el camino a las que vamos detrás. Ya, a día de hoy, conozco a muchas chicas de 16 o 18 años que están estudiando robótica, desarrollo, programación, administración de sistemas, ingeniería… Ellas serán las profesionales en el sector de la informática en el futuro.

-¿Algún tipo de mensaje hacia ellas?

Que tengan como meta el ser buena persona y mejor profesional, que siempre traten a todos con respeto, porque con respeto se consigue respeto y sobre todo que nunca dejen de aprender y de investigar.

-¿Cómo te encuentras en Pandora FMS?

Como ya te he comentado antes, mejor imposible. Entré en la empresa como una técnica con poca experiencia y mucho por aprender. Ahora que miro para atrás, el mundo de la monitorización era algo de lo que sabía muy poco, o casi nada en comparación con lo que sé hoy, y eso es gracias al buen ambiente y al espíritu de emprendimiento en conjunto que hay dentro de Pandora FMS.

La realidad que se vive desde dentro es la de una empresa en la que en cada departamento hay grandes profesionales; ya sea en desarrollo, comercial, soporte, comunicación, proyectos… y que nos gusta nuestro trabajo, aunque a veces tengamos periodos de mayor o menor estrés. Todo eso hace que haya buen ambiente y que haya comunicación, que no nos importe a los técnicos explicar cosas complejas como qué es un HA a personal de comunicación o diseño, y a su vez que a ellos no les importe explicarnos la importancia de hacer este tipo de artículos o entrevistas, de tener un blog o de ser corporativos a la hora de redactar documentación para clientes.

Se vive en general un ambiente de crecimiento, y al final eso es lo mejor que le puede pasar a alguien que quiere llegar a ser un gran profesional en su trabajo.


Written by:



Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.