Tecnología

Más allá del Blockchain hay vida y se llama Encriptación Modulable

agosto 6, 2019

Más allá del Blockchain hay vida y se llama Encriptación Modulable

This post is also available in : Inglés

Llega la Encriptación Modulable: un paso más allá del Blockchain

Bajo el manto aterciopelado de hoy tenemos la asequible explicación de lo que es la Encriptación Modulable. Pero antes de destaparla y emocionar, hasta ponerlos en pie, a todo el recinto ferial con sus posibilidades tecnomágicas, vamos a recordar aquello que conocemos como Blockchain ya que, en cierta manera, están muy relacionados.

¿Qué es el Blockchain?

Intentemos explicar qué es Blockchain con uno de los compañeros más entrañables del Blockchain. ¿Recordáis el Bitcoin? Hasta hace no mucho era un fenómeno imparable en Internet. Todo experto informático o freak entusiasta lo conocía. Pues la famosa criptodivisa siempre estuvo impulsada por el Blockchain.

La estructura de datos Blockchain dio vueltas durante años hasta hacerse popular en 2008, gracias a la aparición de la moneda digital Bitcoin. El Blockchain o “Cadena de bloques” es la tecnología que la hace posible, ya que actúa como base de datos y copia de seguridad de la misma. Es, en sí, como un gran compendio de acontecimientos digitales compartido colaborativamente entre muchas partes. Un libro de contabilidad o registro general llevado entre muchos.

Blockchain funciona como una larga cadena virtual formada por bloques, en la que cuando uno de sus usuarios interviene, realizando una transacción con otro usuario, la operación queda registrada en uno de sus bloques.

Los susodichos bloques se llenan cuando se alcanza un determinado número de transacciones, siempre registrando todas las operaciones que se han llevado a cabo hasta ese momento. Las siguientes transacciones pasarán a ser registradas en un nuevo bloque. Los bloques están unidos, de forma consecutiva, a través de un vínculo virtual. Todos los partícipes en el blockchain pueden acceder a la copia completa del blockchain siempre y cuando este sea público.

Sus posibilidades son extensas y evidentes, y, por supuesto, no solo sirven con el Bitcoin. El Blockchain, por sus atributos, también podría ser utilizado, por ejemplo, en el voto electrónico, la burocracia fiscal (ahorrandonos bastante en fraudes, dada la transparencia de la herramienta), o en crear backups de bases de datos de empresa.

Acercándonos a la Encriptación Modulable

Otra de las cualidades por las que se tiene al Blockchain en un futurista pedestal es, sin duda, su sistema de cifrado asimétrico, que resulta todo un avance en el mundo de las encriptación. Con su sistema, los usuarios poseen una clave pública, que pasa a ser disponible para cualquiera y con la que recibirán sus movimientos, pero también otra privada, con la que podrán firmar sus transacciones. Esto supone una cerradura de dos candados para todos aquellos no autorizados a los que les guste husmear en sistemas ajenos.

El único problema en este infalible sistema, lo que todavía no se ha solucionado, es la compartimentación de los datos encriptados. Tenemos los archivos encriptados, pero, ¿qué pasa si decidimos que un tercero solo tenga acceso a una sección de la información que incluye el archivo? Aquí solo tenemos una clave disponible, la que nos da acceso a todo el archivo. U ofrecemos absolutamente todo o nada. Pocas medias tintas.

Es aquí donde entra la Encriptación Modulable, el proyecto de futuro en el que invierten su tiempo y su dinero las compañías tecnológicas. Con él pretenden desarrollar un sistema de encriptación modulable de archivos que dará la oportunidad a sus usuarios de tener un control mayor sobre su información.

“La idea es que quien tenga el control de los datos tenga la clave maestra de la encriptación, pero también la capacidad de crear claves parciales para que otros puedan acceder solo a lo que le interese”, deja claro Francisco Javier González Gala, director de proyectos del área de seguridad y defensa de Atos Madrid, institución filial de la compañía francesa que está al cargo de este proyecto tan reseñable.

El objetivo es crear un nuevo tipo de cifrado eficaz que sirva de alternativa al cifrado tradicional de todo o nada. Se podrá con él, entonces, permitir la visión parcial de la información encriptada, mejorando aún más la seguridad del sistema.

Las aplicaciones de este innovador sistema son muchas. Sin ir más lejos podrían ser las mismas que se le han estado encontrando al Blockchain, tecnología con la que podría competir y a la que podría dejar atrás. Javier Gonzalez Gala afirma que una de las posibilidades de este nuevo sistema estaría relacionada con el mundo de la salud: “Si hubiera un registro único de historiales, con nuestro sistema se podría gestionar el acceso a distintas partes del historial, de acuerdo con la especialidad de cada médico”. Pero aún podemos ahondar más en su pragmatismo y abordar campos como la protección de secretos empresariales o la trazabilidad de alimentos.

Este tipo de encriptaciones velan por la seguridad de las empresas y de los usuarios, pero, ¿hay otras formas hacerlo? ¿Existen otros sistemas de salvaguarda que nos puedan ayudar? Eso parece. ¿Conocéis Pandora FMS? Pues Pandora FMS es un sistema de monitorización flexible, capaz de monitorizar dispositivos, infraestructuras, aplicaciones, servicios y procesos de negocio.

Puedes enviar cualquier consulta que tengas acerca de Pandora FMS. Hazlo de una manera muy sencilla, gracias a este formulario de contacto.


Written by:



Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.